inhibidores de formación de hielo

Los carburorreactores pueden contener una pequeña cantidad de agua disuelta que no aparece en forma de gotas. A medida que una aeronave va ganando altura, la temperatura disminuye, y con ella la capacidad del carburorreactor para retener el agua. El agua disuelta puede separarse y ocasionar graves problemas si se congela en las tuberías o los filtros, bloqueando el flujo de combustible y desconectando el motor.

Los inhibidores de formación de hielo previenen la formación de hielo en las tuberías del combustible.